7 claves para explotar al máximo tu cocina

Generalmente, la cocina es la parte más importante de un restaurante o un bar. Es la sala de máquinas, un lugar sagrado. Y si la sala de máquinas funciona, el barco flota. Unas buenas recetas siempre han sido una apuesta segura.

Para sacar el máximo provecho al talento y sabiduría de los cocineros, el establecimiento debe dotar la cocina con todo lo necesario. De lo contrario, los profesionales no podrán desarrollar adecuadamente su trabajo y se obtendrán resultados por debajo de lo esperado. Imaginemos qué haría un cirujano si no dispusiera de sus utensilios a la hora de operar, un albañil sin sus herramientas cuando se sube a la escalera o un informático sin ordenador en la oficina.

Así, la cocina debe ser funcional para que pueda obtenerse el máximo provecho culinario. En ocasiones falta espacio, por lo que habrá que maximizar al máximo. Es esencial estudiar las necesidades del negocio y los gustos de nuestros clientes. De igual forma, habrá de tenerse en cuenta la amplitud de la carta y el tipo de establecimiento, pues no será lo mismo una carta reducida en un local de comida casera que una carta enorme en un establecimiento de comida rápida.

No obstante, hemos encontrado 7 claves para que explotes al máximo tu cocina. Sin duda es muy posible que no sean las únicas. Puedes dejar las que creas que hayamos obviado en tus comentarios. 🙂

7 claves para explotar al máximo tu cocina
Ideas para sacarle el máximo provecho a la cocina

Bien, pues allá vamos:

Son infinitas las ideas que podemos desarrollar en la cocina para mejorar la calidad de la preparación de los diferentes alimentos. Todo influye en la elaboración de los platos, desde el ánimo de la cocinera hasta la maquinaria que debemos usar. Veamos las 5 claves para explotar al máximo nuestra cocina:

  • La maquinaria de hostelería: este aspecto representa una pieza clave en la buena preparación de los alimentos. Utilizar equipos de alta calidad es indispensable, y elegirlos adecuadamentenos garantizará el mejor rendimiento. Sin embargo, la hostelería ha evolucionado notablemente en los últimos años, por lo que la variedad en cuanto a calidad y precios es amplísima. Adecúa, por tanto, tu establecimiento a las necesidades y al presupuesto del que dispones. Vigila también el consumo energético.
  • Los espacios: al igual que sucede con el capítulo anterior, aprovechar al máximo los espacios disponibles es esencial, sobre todo si el local no resulta muy amplio. Instala repisas entre las encimeras y los armarios superiores, e intenta que las superficies de trabajo sean amplias. Si tienes dudas, acude a profesionales que “encuentran” sitio donde no lo hay.
  • El mobiliario y el utillaje: debe ser agradable, funcional y duradero. También encontrarás una gran variedad de mobiliario de hostelería en el mercado. Una buena distribución hará que tu cocina parezca mayor y te garantizará una mayor eficacia en la ejecución de tus actividades culinarias. Gana en altura usando estanterías y, si los necesitas, muebles a medida.
  • La iluminación: no se puede trabajar a oscuras, ni tampoco bajo una luz cegadora. A ser posible, ahorra gracias a la luz natural e invierte en sistemas eléctricos de bajo consumo, que amortizarás en poco tiempo. Considera dejar tu cocina a la vista, de manera que tus clientes puedan observar el trabajo de tus cocineros mientras degustan una cerveza fría en la barra.

Hasta aquí hemos hablado de equipamiento, en general. En todas las áreas, encontrar un proveedor de confianza te ahorrará grandes calentamientos de cabeza. Te animamos a probar ID Hostelería, por supuesto 😉

  • La limpieza y el orden: tal vez, la cocina sea uno de los lugares de trabajo donde más importante sea mantener la limpieza y el orden. Y no sólo para elaborar adecuadamente los platos, sino también para evitar sanciones y pérdida de clientes. Un lugar de trabajo sucio es incómodo. No debes escatimar en este sentido.
  • El equipo de trabajo: las empresas se componen de personas, y un buen ambiente de trabajo se proyecta al cliente desde el minuto uno. Al contrario, también ocurre: Depende de los responsables del local que en el ánimo del consumidor cuando se marche esté regresar otro día o bien no pisar nunca más el establecimiento. Hay muchas técnicas a mano para gestionar equipos, aprovéchalas.
  • La seguridad: otro aspecto vital en tu cocina. Por ley ya estarás obligado a cumplir con determinadas pautas, pero contempla ir un poco más allá. Saldrás ganando y reducirás las primas de los seguros.

No hemos querido entrar en la calidad de la materia prima que emplearás en la elaboración de tus platos (que ha de ser de máxima calidad) y en la profesionalidad del personal del negocio, no sólo de cocina (pues todo suma en la buena marcha de la misma).

Como hemos indicado más arriba, es más que posible que hayamos dejado atrás algunas otras claves que te parezcan imprescindibles. ¡No dejes de aportar tus ideas en los comentarios!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

cinco × cuatro =

Contáctanos por Whatsapp!